El turismo ¿la nueva bomba atómica?

Comparte la entrada:

La primera vez que hice un gran viaje (aquel que me llevó trece meses por Latinoamérica) fui como una enamorada con mariposas en el estomago incapaz de ver los defectos de su amado. Viajar para mi era lo mejor de la vida, no había otra cosa en ese momento. No me culpes, sentí el sabor de la libertad más salvaje en aquel viaje y eso me dejó huella.

Con el tiempo, y los viajes que han seguido a aquella aventura, he ido encontrando la otra cara de viajar. Es inevitable, en toda relación llega un momento en que empiezas a ver esos detallitos de tu ser amado que no habías notado.

necesitamos un turismo responsable

Para mi fue un jarro de agua fría llegar a Vietnam y encontrarme de bruces con una masificación turística que no había visto antes. Plásticos inundando rincones naturales como la bahía de Ha Long, taxistas tirando de mi para intentar meterme en su coche (y timarme), malas caras de gente hastiada de turistas… Por algún motivo yo, de repente, lo vi todo junto. Y además formaba parte de ello.

Me empecé a plantear qué narices nos pasa a quienes viajamos.

El turismo es una navaja de doble filo y es que su impacto se produce en tres ámbitos fundamentales: económico, social y ecológico.

Bien manejado el turismo podría ayudar a muchos países a salir de su situación de pobreza o poco desarrollo. Por el contrario también puede contribuir a destruir culturas y entornos naturales en un intento de desarrollo mal enfocado. De ahí la necesidad del turismo responsable.

Y no tenemos que ir a la otra punta del mundo para ver lo que un turismo (de mierda) puede hacer con una región: en España podemos mirar hacia levante y ver como la costa del Mediterráneo ha sido destruida para construir desenfrenadamente apartamentos, por ejemplo.

Una construcción que responda a la demanda sin caer en la explotación de los espacios naturales, un apoyo a la economía local sin convertir otras culturas en un circo (como pasa con las mujeres jirafa de Tailandiapor ejemplo). En definitiva, un turismo más sostenible, algo que nuestro planeta pueda soportar.

Charla en Barcelona

Hace unos meses participé en Barcelona en unas jornadas de sostenibilidad organizadas por la compañía aérea KLM. Bajo el hastang #KLMVuelaSostenible nos juntaron a varios bloggers y organismo turísticos para hablar sobre la huella ecológica de los viajes.

Huella ecológica

Por mi parte hablé de un tema que me preocupa desde hace tiempo: el plástico. Mi charla fue sobre cómo podemos evitar el uso de plásticos de un solo uso en nuestros viajes. Lo dije entonces y no me cansaré de repetirlo, evitar los plásticos empieza en nuestro día a día, no solo cuando vamos de viaje.

Lo cierto es que hubo charlas de lo más interesantes que nos hicieron reflexionar a todos. Entre otras, y relacionada con mi tema, la charla de ‘La basura no da likes‘ de Sergio Otegui, del blog Nada incluido,  planteó la actitud que tenemos frente a mostrar la realidad cuando viajamos. Nos hacemos fotos de infarto en playas preciosas que lucimos en nuestras redes sociales, pero no comentamos que esa foto tiene el ángulo perfecto para no enseñar que ese increíble lugar está lleno de basura.

Mónica Ferreiro del blog El viaje de Sofi habló sobre ‘Cómo reducir las emisiones de CO2 en los viajes’ algo que personalmente voy a empezar a poner en marcha ya. Y es que los viajeros, con los vuelos internacionales, producimos una gran cantidad de emisiones. Saber cómo medirlas y aprender a evitarlas en cierta medida es un gran paso.

Bárbara M Díez de la revista Babilonia’s Travel nos contaba cómo ‘Viajar sin colonizar’, uno de los problemas fundamentales del turismo hoy en día.

Inma y Jose, de A world to travel, que hablaron de algo que damos por hecho: la ‘Fotografía de viaje responsable’. Y es que cuantas veces vamos como locos sacando fotos sin pedir permiso aún a riesgo de ofender a aquellos a los que visitamos. Lo curioso es que en nuestras ciudades o pueblos no lo haríamos.

Y a pesar de que todo suena un poco catastrófico y parece que nos cargamos el planeta os aseguro que tengo mucha fe en el turismo como elemento de desarrollo y ayuda. El turismo como método para entendernos mejor y aprender a empatizar y respetar más a los demás.

Y tengo esperanza porque justamente estas iniciativas son las que ayudan a plantear el problema, crear debate y con ello buscar soluciones. Así es que sigamos hablando de ello y buscando una salida responsable al turismo.

¿Cómo crees que deberíamos enfocar el turismo para que no sea un arma de destrucción?

Me interesa mucho escuchar opiniones

Julia Del Olmo

Julia Del Olmo

A finales de 2013 empecé mi primer viaje sin billete de vuelta. Desde entonces he viajado trece meses a dedo por Latinoamérica, he pasado nueve meses en el Sudeste Asiático, he ido de Madrid a Mongolia en una moto de 125cc. Ahora ayudo a otros a organizar sus viajes con mis Cursos y talleres ¡Nos vemos por el Camino Salvaje de la vida!

Más para explorar

Elemento-08
Ceremonia balinesa
Crónicas de viajes

En un ritual balinés

En un ritual balinés Me llegan los olores mezclados de las flores, los inciensos y la carne podrida; los sonidos

8 comentarios

  1. Lo que hacemos cuando viajamos no deja de ser un reflejo de lo que somos y de lo que hacemos en nuestra vida en general.
    Los cambios pasan por
    1 Tomar conciencia
    2 Cambiar nuestros hábitos y estilo de vida.
    3 Inspirar y animar a los demás a que cambien

    1. Cuanta razón tienes Marco, de ahí que yo pusiera tanto énfasis en la necesidad de evitar plásticos de un solo uso en nuestro día a día. Si, esos tres pasos son el camino para cambiar las cosas. A ver si entre todos lo conseguimos 🙂

  2. Qué gusto da leerte, Julio. Y qué gusto fue compartir contigo este evento. És una suerte poder escuchar a gente como tú que lleva tanto tiempo viajando de manera sostenible. ¡Nos vemos en la próxima! 🙂

    1. Muchas gracias Sergio 🙂
      Ya sabes lo que pienso, no consiste en viajar de manera sostenible, consiste en SER sostenible, hay que empezar por el día a día para luego ser capaces de hacerlo cuando viajamos.
      Un abrazo

  3. Amiga,

    he llegado de casualidad a su blog (buscando información, para una traducción, acerca de una región del Friul), y no puedo evitar recomendarle una lectura acerca de este tema: “Mundo en venta. Crítica de la sinrazón turística”, del sociólogo francés Rodolphe Christin, y publicado en 2018 por Ediciones El Salmón.

    Saludos

  4. Cuánta razón tienes Julia. Soy guía turístico por Europa, y llegar a lugares como Venecia o tantos otros donde no puedes ni hacer una foto y los que viajamos nos sentimos como carne de cañón usados para sacarnos el dinero con engaños y malas formas. ¡Un pena!

    1. Hola Alberto,

      Es una pena. Yo espero que esto del coronavirus frene un poco a la industria del turismo y que nos haga reflexionar sobre nuevas formas de relacionarnos con los viajes y lo que implican.

      Un saludo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *