¿A dónde llevan las puertas de Bali?

Comparte la entrada:

Pensar en viajar a Bali me ponía un poco nerviosa. Por una lado la excitación y alegría y de un sitio que me apetecía conocer y por otro lado el rechazo a un lugar que, por lo que había oído, estaba lleno de turistas.

Sí, ya sé que todos somos turistas, o viajeros, pero los lugares con aglomeraciones me dan mucha pereza.

Dependiendo de a quién preguntara escuchaba unas cosas u otras sobre la isla. Grandes alabanzas o terribles quejas.

Yo sabía que mínimo iba a estar entre 7 y 10 días en Bali puesto que era allí donde iba a hacer la extensión de mi visado (que requiere de dosis de tiempo y paciencia), lo que me permitiría quedarme otro mes más en mi adorada Indonesia.

Bali

¿A dónde llevan las puertas de Bali?

Al llegar había reservado una habitación en un homestay en las afueras de Ubud. Lo había elegido porque había una foto del desayuno (incluido) que conquistó a mis ojos y estomago. Al llegar a Umah Nik Homestay (lugar que recomiendo con todas mis fuerzas), el dueño me guió por unas escaleras hasta una terraza con vistas a unos campos de arroz y lo que parecía el gallinero de la familia.

La puerta de mi habitación estaba ahí. Una de esas puertas balinesas, en madera, con los motivos en colores y los pomos en forma de aros metálicos. Era la primera puerta que abría Bali y, por alguna razón, supe que esa isla ya me había conquistado.

Resulta que Bali es una isla que se disfruta más sin prisa (como casi todo en la vida, en realidad). Es una isla para recorrer en moto y perderse entre sus estropeadas y mal comunicadas carreteras.

Las puertas de Bali llevan a templos donde se practican ritos balineses de colores. Llevan a rincones del espíritu que se pierden entre ofrendas, olores y sonidos.

Es una isla con escaleras que bajan al infinito o suben al cielo. Una isla donde las montañas, volcanes y cascadas salpican el verde paisaje.

Bali es una isla de campos de arroz. Una isla de personas entregadas en cuerpo y alma a su tierra. Campos que pintan un paisaje verde, el verde más brillante y hermoso que hay.

No es una isla de playas. Quien busque playas paradisiacas en Bali se ha equivocado de isla. Olvida las blancas arenas bañadas por aguas turquesas, aquí eso no pasa.

Aquí la playa es brava, es rocosa, tiene acantilado y fuertes oleajes. Las aguas que bañan Bali son indómitas.

Bali es esa isla de la que puedes esperar todo mientras no esperes nada de ella.

¿Has estado en Bali? ¿Qué es lo que más te gustó?

¿Te gustaría ir?

¡Cuéntamelo en los comentarios!

Algunos de los enlaces en este artículo incluyen enlaces de afiliados. Esto significa que si realizas la compra de un producto aquí listado siguiendo este enlace yo recibiré una comisión, ¡y a ti te cuesta lo mismo!

Julia Del Olmo

Julia Del Olmo

A finales de 2013 empecé mi primer viaje sin billete de vuelta. Desde entonces he viajado trece meses a dedo por Latinoamérica, he pasado nueve meses en el Sudeste Asiático, he ido de Madrid a Mongolia en una moto de 125cc. Ahora ayudo a otros a organizar sus viajes con mis Cursos y talleres ¡Nos vemos por el Camino Salvaje de la vida!

Más para explorar

Elemento-08
Leyenda islandesa
Crónicas de viajes

Leyenda islandesa: los protectores del país

Cuentos, historias y leyendas inundan las tradiciones de Islandia. La leyenda islandesa sobre los protectores del país dio lugar al origen de su escudo. Aunque

Jardines de Singapur
Guías de viaje

Qué ver en Singapur en 3 días

Antes de llegar a Singapur sabía muy poco de esta ciudad-estado. Sabía que era un sitio donde tenían dinero, la pequeña Suiza asiática. Eso era

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *