Jeanne Baret, la primera mujer en dar la vuelta al mundo

Comparte la entrada:

En pleno siglo XVIII, una época en que la mayoría de las mujeres no sabían ni escribir su nombre, Jeanne Baret participó como botánica en una expedición que la llevó a dar la vuelta al mundo, convirtiendo en la primera mujer (conocida) en circunvalar el planeta.

Jeanne Baret

Jeanne Baret, la primera mujer en dar la vuelta al mundo

La joven francesa, Jeanne Baret, creció en un ambiente rural y analfabeto en la pequeña localidad de La Comelle. Sus padres eran jornaleros y se dedicaban a cuidar las tierras de terratenientes, pero contaban con amplios conocimientos sobre plantas y le enseñaron a su hija todo lo que sabían sobre botánica. O eso se cree. Porque lo cierto es que poco se conoce sobre su vida hasta que no se cruzó con la del botánico Philibert Commerson. Sabemos que cuando se conocieron ella ya sabía leer y escribir, algo muy inusual en la época, pero desconocemos quién le enseñó. El cómo se conocieron también es un misterio.

Baret

Ella pasó a trabajar en casa del botánico como ama de llaves y se convirtieron en amantes. Al punto de quedarse embarazada de un niño al que dio en adopción. 

En 1764 Commerson fue nombrado botánico del rey francés Luis XV y ambos se fueron a vivir a Paris. Allí, además de su ama de llaves, Jeanne también cuidaba de la salud de Commerson, quién necesitaba cuidados de enfermería. 

En 1765 Commerson fue invitado a unirse a la Expedición de Bougainville, y Jeanne decidió acompañarlo. Para ello tuvo que vestirse de hombre y hacerse pasar por el ayudante de Commerson, y es que existía la prohibición de que las mujeres subieran a barcos de la Marina Real.

La Expedición de Boungaiville partió con rumbo a Sudamérica. En Brasil, mientras Commerson se quedaba en el camarote por problemas con su pierna, Jeanne exploraba y descubrió la planta trepadora que hoy conocemos como bungavilla.

El viaje continuó y nadie a bordo se dio cuenta del engaño de Jeanne Baret, dormía en el camarote privado que le habían asignado a Commerson en calidad y ayudante y contaban también con baño privado. Todo cambió cuando llegaron a Tahití y un nativo que se unió a la expedición, Ahutoru, descubrió que Jeanne no era un hombre. 

Tanto ella como Commerson dejaron la expedición y se quedaron en Mauricio, donde siguieron recogiendo plantas y haciendo expediciones a Madagascar hasta la muerte de Commerson. Un tiempo después, Jeanne se casó en Mauricio con un oficial naval francés.

Expedición de Bougainville

Finalmente, Jeanne Baret, volvió a Francia en 1775 con su marido y recibió la herencia de Commersone, además de una pensión que le concedió el Ministerio de la Marina francés.

A su muerte, su reconocimiento científico era inexistente, a pesar de que había recogido más de 5.000 especies de plantas, 3.000 de las cuales eran desconocidas hasta entonces. Se nombraron muchas plantas en honor a Commerson y Boungaiville tras su expedición, pero hubo que esperar hasta el 2012 para que Jeanne Baret recibiera tal honor: la Solanum Baretiae.

Episodio del podcast:

 

https://open.spotify.com/episode/5ZohYsHyO0xQh2RPdACIFt?si=KRp_fxOtQdmL8liA3dO8yw
Julia Del Olmo

Julia Del Olmo

A finales de 2013 empecé mi primer viaje sin billete de vuelta. Desde entonces he viajado trece meses a dedo por Latinoamérica, he pasado nueve meses en el Sudeste Asiático, he ido de Madrid a Mongolia en una moto de 125cc. Ahora ayudo a otros a organizar sus viajes con mis Cursos y talleres ¡Nos vemos por el Camino Salvaje de la vida!

Más para explorar

Elemento-08
Mongolia
Crónicas de viajes

Carta desde la estepa

Carta desde la estepa 10 de septiembre de 2018 Ya tenía ganas de sentarme un rato para escribirte. Esto de

cómo reclamar un billete de avión
Utilidades

Reclamar un billete de avión

Si vuelas mucho lo más probable es que alguna vez tengas que reclamar un billete de avión. Aprende cuales son

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.