7 Motivos para salir de viaje sin billete de vuelta

Comparte la entrada:

¿Alguna vez has tenido la idea de que te gustaría salir de viaje sin billete de vuelta? ¿te lo has planteado y luego has decidido que eso no es para ti? ¿muy arriesgado? ¿muy costoso? ¿dejarlo todo y luego qué? Si, puede que tengas razón. Pero también deberías conocer los motivos por los que esa decisión puede ser la mejor de tu vida.

Esta claro que un viaje de estas características no esta hecho para todo el mundo. Pero si realmente sueñas con ellos déjame que te de algunos motivos por los que deberías hacerlo.

Motivos para salir de viaje sin billete de vuelta

1. Te servirá para conocerte

Cuando inicias un viaje sin billete de vuelta estas iniciando, aunque no lo sepas, un viaje de autodescubrimiento. Las situaciones con las que te encontrarás te enseñarán de lo que eres capaz y verás como solucionas tus propios problemas.

Aprenderás a escuchar lo que te apetece y cuando te apetece. Descubrirás tus fortalezas y también tus debilidades.

¿Cómo afrontas el hambre, la lluvia, la soledad? ¿Cómo solucionas los problemas cuando nadie va a venir a hacerlo por ti?

2. Te ayudará a encontrar la libertad

No tendrás el teléfono sonando constantemente, no tendrás acceso a internet para engancharte a perder horas, no tendrás un horario fijo que te marque el tiempo.

Nadie te va a decir qué hacer o cuándo hacerlo.

Con ello empezarás a improvisar. Habrá veces que hayas hecho planes pero una vez en el sitio no te encajan. Te gustaría pasar más tiempo en ese pueblo o menos días en esa ciudad que pintaba tan bien y luego no te conquista. Los planes están para deshacerlos.

Pero no solo eso te dará la libertad. Se instalará en tu cerebro también. Serás consciente de que decidir cada día donde comer, donde dormir, cómo moverte es una responsabilidad pero te otorga calma y decisión. Te otorga el control de tu vida.

Karimunjawa - Viajar a Indonesia

3. Despertará tu instinto

Un viaje de estas características agudiza el instinto. Meterte por una calle y no por otra. Fiarte de un consejo y no de otro. ¿Por qué lo has hecho? No lo sabes pero el instinto te ha impulsado a ello. Y lo cierto es que pocas veces tu instinto se equivoca.

En nuestra vida diaria hay tanta rutina que no queda espacio para el instinto o la improvisación cuando lo cierto es que nuestros cerebros lo necesitan para seguir despiertos, seguir activos.

En un viaje sin billete de vuelta tu instinto será imprescindible. Tu mejor consejero. Aprender a fiarnos de nuestro instinto es aprender a fiarnos de nosotros mismos.

4. Diferenciarás lo que realmente merece la pena

Olvidarse de la prisa, saborear el desayuno. Olvidarse del reloj, caminar sin rumbo.

Tener tiempo para sentarse a contemplar el paisaje es, sin lugar a dudas, un signo de calidad de vida. Mucho mejor que tener una televisión gigante o el último teléfono de moda.

Hay veces que la sociedad en la que vivimos no nos permite apreciar eso. Los estímulos que recibimos constantemente, de hecho, nos dicen lo contrario. Compra, anuncian. Consume. Posee.

Pero cuando viajas sin billete de vuelta y vives tus días despacito, te das cuenta de lo mucho que te sobra ese teléfono y lo maravilloso que es lo que tienes delante.

Te das cuenta de lo mucho que pesan en tu espalda los objetos innecesarios. Aquellos que realmente son prescindibles.

Que merece más la pena compartir una comida o un fuego en la noche. Que las conversaciones interesantes no tienen precio. Descubrirás el valor del tiempo, el valor de los momentos de tu vida.

5. Empatizarás con el mundo

Cuando viajas sin prisas y te sientas a conversar con la gente del lugar, cuando compartes su comida y sus hogares, aprendes a empatizar con el mundo que te rodea. Conoces a esas personas y te das cuenta de que sus sueños y problemas son los mismos que los tuyos.

Que las abuelas sueñan con ver crecer sanos a sus nietos. Que las madres se preocupan por las mismas cosas que tu madre. Que todos tenemos sueños e ilusiones. Y todos tenemos derecho a cumplirlos.

Que aunque nos separen miles de kilómetros en esencia somos todos iguales.

6. Porque, en definitiva, cambiará tu vida

Si, es un poco transcendental, lo sé. Pero pasa. Después de un viaje sin billete de vuelta tu vida cambia porque, ¿volverías a correr cuando puedes volar?

Después de lo aprendido, de las experiencias vividas habrá ciertos limites que no estés dispuesto a aceptar.

Serás consciente de que hay que aprovechar cada minuto de tus días, de tu vida, en hacer cosas que te hagan feliz, que te realicen, que te hagan sentir bien contigo mismo y con el mundo.

7. PORQUE DEBES CUMPLIR TUS SUEÑOS

No por ser el último es el menos importante. De hecho creo que es el principal motivo para salir de viaje sin billete de vuelta. Porque si sueñas con ellos debes hacerlo, te lo debes a ti misma. Porque si tu no cumples tus sueños nadie lo hará por ti.

¿Qué otros motivos para viajar sin billete de vuelta se te ocurren?

¡Cuéntamelo en los comentarios!

Julia Del Olmo

Julia Del Olmo

A finales de 2013 empecé mi primer viaje sin billete de vuelta. Desde entonces he viajado trece meses a dedo por Latinoamérica, he pasado nueve meses en el Sudeste Asiático, he ido de Madrid a Mongolia en una moto de 125cc. Ahora ayudo a otros a organizar sus viajes con mis Cursos y talleres ¡Nos vemos por el Camino Salvaje de la vida!

Más para explorar

Elemento-08
necesitamos un turismo responsable
Crónicas de viajes

El turismo ¿la nueva bomba atómica?

La primera vez que hice un gran viaje (aquel que me llevó trece meses por Latinoamérica) fui como una enamorada

4 comentarios

    1. ¡Hola Sabine! Claro que si, ¡tu busca los medios que seguro que los encuentras! Al final es más fácil de lo que parece. Seguro que en no mucho nos encontramos con la mochila por el mundo 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *